SIGUENOS Síguenos en FacebookEstamos en TwiterVisita nuestro Bolg

Cómo afrontar el Fracaso Escolar

Intervención psicológica y pedagógica
Antes de realizar cualquier intervención debemos determinar si el bajo rendimiento escolar que tiene su hijo o hija lo debemos denominar Fracaso escolar. Existen problemas como trastornos profundos del desarrollo, autismo, retraso mental leve, deprivación sociocultural que se suelen confundir con lo que llamamos fracaso escolar.

Leer más
Los adolescentes
20 preguntas clave
 
20 preguntas sobre los adolescentes
1. ¿Soy madura psicológicamente?
Aunque tengo dieciocho años, según mis padres soy muy inmadura.

No existe ningún criterio exacto para decir que una persona es madura. Debes esforzarte por ser tú misma, aceptar tu realidad, respetar a los demás y asumir tus deberes y obligaciones.
2. “Querían que fuera siempre la mejor en todo”
Mi problema es que padezco crisis de ansiedad.  Mis padres me exigían muchísimo, casi de forma implacable.

El problema que presenta se debe a un aprendizaje precoz. De pequeña aprendió a sentir miedo y desconfianza de sí misma al comprobar que no podía satisfacer las exigencias de sus padres. Tiene que recuperar la confianza en sus capacidades.
3. “Mi situación es desesperada”
Tengo dieciséis años y sufro una depresión. Vivo en situación de aislamiento, apenas salgo y casi no tengo amigos.

Lo que te ocurre a ti es que, por las causas que sean, has empezado a sentir mucho miedo a todo, a los estudios, a la vida, a ti mismo y ya no eres capaz de confiar ni en tu fuerza de voluntad, ni en tus propias capacidades ni en los demás. Debes aprender a esforzarte, a ser entusiasta y animoso, a enfocar todos los problemas desde su ángulo positivo y encontrar nuevamente sentido a la vida.
4. “No puedo quitarme la obsesión por comer”
Sufro continuos ataques de ansiedad por la comida, sobre todo por los dulces

La bulimia o absorción exagerada de alimentos tiene su origen en un conflicto psicológico, personal, familiar, escolar o social. Consulta al especialista.
5. “Me siento sola y me cuesta hacer amigas”
Como he cambiado de colegio… Por fuera parezco abierta, pero por dentro soy muy vergonzosa.

Te sugiero hables con tu tutor y le expongas tu problema, le será muy fácil ayudarte a que te integres con tus compañeros de curso.
6. “Desconfío de los chicos”
Tengo 15 años y no me atrevo a salir con chicos, creo que solo piensan en aprovecharse

Es importante que no limites tu vida social, no tienes que hacer nada contrario a tus principios y  ellos te respeten. Así  crece el cariño y aumenta tu madurez.
7. ¿Qué debo hacer para no turbarme ante las chicas?
Tengo dieciséis años, cada vez que una chica me mira, se sonríe o se pone a charlar conmigo, me ruborizo y me viene una angustia muy rara.

Esto sucede porque surge en ti el temor de que tus deseos y sentimientos produzcan rechazo en las chicas, y te angustia la posible frustración. Con algunas técnicas de control de la ansiedad, como de relajación, lo puedes solucionar.
8. “Una novia celosa”
Tengo 19 años y tengo unos celos exagerados, hasta el punto de que no permito a mi novio satisfacer sus aficiones personales ni le dejo ir solo a ninguna parte.

El problema de los celos radica en la desconfianza respecto a ti misma. Debes esforzarte en construir tu propia vida individual y original al margen de tu compañero. Solo así irán desapareciendo.
9. “No sabemos escuchar”
Somos un grupo de amigos, con frecuencia nos enzarzamos en discusiones acaloradas de las que no sacamos nada en limpio. La mayoría de las veces por no entender lo que el otro quiso decir.

Los adolescentes encuentran gusto en la discusión por la discusión, es una manera de autoafirmarse, están aprendiendo a defender su punto de vista y sus opiniones. Pero es importante tener en cuenta los puntos de vista y las razones particulares de los demás.
10. Salidas nocturnas de los jóvenes, motivo de conflictos
No sabemos cómo conducirnos con nuestro hijo de diecisiete años, que nos trata como unos padres incomprensivos y raros por no permitirle llegar casa mas tarde de las diez y media los fines de semana.

La hora de regreso debe salir de un acuerdo entre los padres y el joven. Es necesario que los adolescentes salgan y se relaciones pero debe ser de forma gradual.
11. Agresividad de una adolescente
Tengo una hija de dieciséis años cuya conducta me tiene aterrada. Su violencia ha llegado hasta el extremo de pegarme.

La agresividad y violencia de su hija son síntomas de una tensión excesiva, producto de una frustración personal en algún ámbito de su vida.  Tiene usted que poner mucho esfuerzo y hábil tacto para encontrar una solución al problema. Tranquilamente debe proponerle ir a un psicólogo.
12. Desaliento en el estudio
Mi problema está en que ahora me siento incapaz de estudiar y aguantar dos horas seguidas… Antes no me costaba nada y sacaba buenas notas.

Lo mejor es no atormentarse, a tu edad es relativamente frecuente un bajón en el rendimiento sin que haya una razón aparente para ello. Considéralo normal y organízate unas pautas de estudio diarias.
13. “No logro concentrarme”
Soy estudiante de 3º ESO que encuentro dificultades a la hora de estudiar. El motivo es la falta de concentración.

La capacidad de concentración puede disminuir por diferentes causas, pero la más frecuente es por la alteración de los mecanismos selectivos de la atención. Conviene potenciar esta habilidad mediante  ejercicios psicopedagógicos.
14. “En segundos paso de la euforia a la depresión”
Soy estudiante de 2º de carrera. Desde hace varios años me ocurre algo que no me deja vivir en paz conmigo mismo. Paso de un estado eufórico a otro totalmente depresivo en cuestión de segundos.

Debes asumir con valentía lo que realmente eres: una persona con grandes altibajos emotivos a la que le toca aprender el arte difícil de tener paciencia consigo misma, aceptarse tal cual es, sin por eso dejar de quererse.
15. Anorexia nerviosa: la comida como expresión de angustia
Mi hija de dieciocho años padece de anorexia. A veces está bien una temporada pero vuelve a recaer, tiene abandonados los estudios.

La persona que padece de anorexia nerviosa debe recibir tratamiento en régimen de hospitalización porque le aparta de las condiciones que motivan la ansiedad, casi siempre la situación familiar y además su comportamiento estará más controlado.
16. Adolescente conflictiva
Tenemos problemas con nuestra hija mayor de quince años, se escapó de casa un vez, le mandamos de interna a un colegio, pero regreso a casa luego de emborracharse  y  cometer todo tipo de excesos.

El objetivo principal que debéis perseguir en vuestra acción pedagógica con ella es lograr desterrar las peleas, para lograr, en cierta medida, recuperar el control de la situación.
17. Gamberrismo y fanfarronería
Nuestro hijo de dieciocho años, raro es el día que no hace alguna gamberrada. El siempre responde diciendo que son bromas y aprovecha para hacerse el fanfarrón abusando de su fuerza física.

Esto es un comportamiento infantil, deben invitarle a trabajar y se enfrente a solas con la vida, que se haga cargo de sí mismo y responsable de sus actos. Desde el momento en que se le exija con firmeza  dejará de comportarse como un irresponsable.
18. ¿Qué caminos llevan a la droga?
Tengo un hijo de catorce años que, desde hace unos meses está cogiendo dinero de la casa. Tengo miedo que pueda estar metido en la droga.

Es preocupante la conducta de su hijo, en este caso es mejor seguir las orientaciones de médicos y psicólogos que estudien detenidamente la situación.
19. “He descubierto que mi hijo fuma, ¿Qué debo hacer?
Este verano vi a mi hijo, que acaba de cumplir trece años, fumando con otros amigos. Ahora he descubierto que fuma varios cigarrillos al día.

Es seguro que ha empezado a fumar para sentirse integrado en el grupo. La primera medida es entablar un diálogo con él y hacerle comprender de manera razonable los desastrosos efectos que el tabaco puede acarrear a su salud.
20. “La tele me domina y me quedo embobada viéndola”
Soy estudiante de  segundo de la ESO tengo inteligencia pero me falta voluntad. La tele me domina. Digo “un poquito más, un poquito más..” y cuando me doy cuenta se ha pasado el tiempo.

Tu problema no es único, ya que son muchos los estudiantes que se sienten “aprisionados” por la tele.  Es un problema que se produce por la falta de responsabilidad y coherencia a la hora de hacer uso de ella. Debes empezar por marcarte un horario de actividades con el firme propósito de cumplirlo sin concesiones.
 
Estamos en la red
Consulte tarifas para tratamientos frecuentes
Webs recomendadas
Copyright © 2011 Fracaso-escolar
Política de privacidad
Site Map